domingo, 28 de mayo de 2017

ANTES Y DESPUÉS: 2 X 1




El prisionero


En el mismo ritual poético de siempre
sobre las sombras del teatro sólo ella respira en libertad:

Hace que ocurra algo extraordinario.

La escucho, y también respiro,
lejos de mi poesía que ya sólo habla del miedo,
de ser el hombre que, en la oscuridad,
descansa de espaldas al amor,
que se despide de la belleza al amanecer
con la voz helada y grave
de quien ya no lucha y sólo es
alguien que simplemente pasa por la vida.

Yo deseo volver al origen de las palabras,
amar la joven revolución de sus piernas infinitas
y soñar a su lado que soy Pablo Neruda.

No veo más remedio que seguirla.

Cuando se trata de la vida
la muerte es un personaje secundario
sentado en primera fila.

Abel Santos
de LAS LÁGRIMAS DE CHET BAKER
CAEN A PISCINAS DORADAS,
Chamán Ediciones, 2016
Prólogo de Diego Vasallo





8 de marzo


En el mismo ritual poético de siempre
sobre las sombras del teatro
sólo ella sigue respirando en libertad.

Pero hoy soy yo quien va a hacer
que ocurra algo extraordinario.

Sentado en primera fila
la escucho llamarme a escena, presentarme
igual que tantos años pasados en amistad,
como su más admirado poeta.
Y me hace sonreír,
porque aún no sabe que ya no quiero ser
poeta por oficio o vocación:
me basta con ser ese instante
que logra alejarme de la derrota.

Yo no deseo hoy bajar del escenario
con la repetida sensación de no haber dicho,
ante todo el mundo, lo más importante:

—¿Quieres casarte conmigo?

Por si no lo habéis escuchado, ha dicho que sí.

Cuando ahora me preguntan
qué es lo que me da más miedo
siempre respondo con dulzura:

—No envejecer, no envejecer
al lado de mi joven y hermosa mujer.


Abel Santos
Inédito
Todos los derechos reservados en CEDRO






No hay comentarios:

Publicar un comentario

comentarios